El origen cristiano, árabe, romano y Egipcio de la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid

Santa María de la Almudena Nuestra Señora de la Almudena es una «advocación» de la Virgen María que es la patrona de la Archidiócesis de Madrid, y por tanto se ha venido a considerar Patrona de la Ciudad de Madrid desde 1908 por decreto del Papa Pio X, quien fijo la fecha de su celebración el actual día 9 de noviembre, festivo en Madrid capital.

La leyenda y el origen cristiano

El nombre de Almudena es, como muchos sabréis ya, de origen árabe y se ha relacionado con la palabra al-mudy (almudín), que significa: «depósito de cereales». Otros expertos en historia, sin embargo, entienden hoy en día que el vocablo no procede de Almudín, sino de Al-mudayna (de medina, la ciudadela) haciendo, por tanto, referencia al antiguo recinto militar amurallado que ocupaba el espacio donde hoy tenemos a la Catedral de la Almudena y el Palacio Real.

Según una de las leyendas más aceptada por la tradición, la imagen de Santa María de la Real de la Almudena, antes «Santa María la Mayor», habría sido encontrada por el rey Alfonso VI de León en el año 1.085 (un 9 de noviembre) tras la conquista de la ciudad de Madrid.

Aunque según otras leyendas, se le habría aparecido al Cid pidiéndole que tomase Mayrit, acto seguido el fragmento de la muralla donde se encontraba la talla de la virgen se desprendería y el Cid pudo entrar a la Ciudad a echar a los «malvados» musulmanes. El Cid era un poco el capitán trueno de la edad Media.

La imagen se encontraría en uno de los torreones que se encontraban pegados a la muralla árabe, cerca de la Puerta de la Vega, puerta situada entre los actuales emplazamientos del palacio real y la Catedral de la Almudena, en lo que actualmente es la Cuesta de la Vega.

La catedral de la Almudena aún no estaba Edificada. Su puesto como lugar de culto más representativo de Madrid lo ocupaba la Iglesia de Santa María, la mayor que en la leyenda del Plano podemos leer como Sta. María, Yglezia Consagrada y la Maior desta Villa.

Esta iglesia, que podemos ver a la derecha de la cuesta de la Vega (A), guardaba la imagen de la Virgen de la Almudena hasta que fuese derruida en 1868, a tenor de la remodelación de la Calle Mayor y el viaducto de Bailén. Sobre sus ruinas, y zonas aledañas, se edificaría la hoy Catedral de la Almudena.

Cuesta De La Vega, Planeta Incógnito

Edad de la Talla

Habría que preguntarse ¿de qué talla?

Diversos escritos nos hablan de que la talla de la Virgen de la Almudena se remontaría a los siglos VII-VIII. Sin embargo esa no sería la talla que hoy reside en la Catedral de la Almudena.

Como hemos dicho antes, cuentan las leyendas (especialmente circundantes desde el siglo XVII) que una talla de la Virgen de Santa María de la Almudena habría sido oficialmente descubierta en 1085 durante la conquista de la ciudad de Madrid por el rey Alfonso VI de León.

Sin embargo, repetimos, la imagen actual que se venera en la Catedral de la Almudena no data del siglo VII ni del XI sino del siglo XVI, en torno al año 1500.

Antes, según cuentan diversos relatos existía otra talla que habría desaparecido consecuencia de un incendio sucedido en la antigua Iglesia de Santa María.

Las fechas de los incendios tampoco parecen estar muy claras, aunque se suele apuntar al siglo XV antes de ser sustituida por la nueva imagen que hoy conocemos.

La Iglesia de Santa María (de la Almudena)

La historia de la iglesia de Santa María fue un continuo de obras y ampliaciones desde su fundación cristiana hasta su derribo, en gran medida por el deseo de Felipe IV de convertirla en una Catedral.

Iglesia De Santa Maria 1024x1024, Planeta Incógnito

No está muy claro además si se trataba de una iglesia de nuevo cuño, demoliendo la mezquita que allí se hallaba, o si la iglesia era en realidad la misma mezquita dedicada ahora al culto cristiano, aunque luego se tratase de modificar su estructura. Lo cierto es que en el fuero de Madrid de 1202, la iglesia ya figuraba como la más antigua de la villa.

Numerosos escritos nos hablan de la presencia de una figura de la Virgen María (la imagen primigenia), que luego se denominaría de la Almudena.

Por desgracia, como esta imagen original se quemó en un incendio y probablemente la imagen de estilo barroco que hoy se venera tuviese poco que ver, en la ausencia de grabados o dibujos de la efigie original no podemos más que recurrir a la imaginación y a los que hay escrito, para intentar hacernos un esbozo del aspecto de la Virgen de la Almudena primigenia.

En el libro de 1629 de Gerónimo de Quintana, «A la muy noble, antigua y coronada villa de Madrid. Historia de su antigüedad, nobleza y grandeza”, se reproduce lo siguiente».

Lo cierto, y lo que testifica la tradición antigua recibida de los más ancianos del lugar, es que los fieles, por los años de 714, temerosos, o por mejor decir, ciertos de que llegaría a Madrid el merecido golpe de un lastimoso cuanto general castigo, celosos del culto y veneración de esta Santa Imagen y cuidadosos de la guarda de este precioso tesoro, porque no viniese a manos de los bárbaros e hiciesen en Ella alguna sacrílega irreverencia, encomendándose no sin gran ternura y lágrimas a Ella, la enterraron y la escondieron en un cubo de la muralla, que estaba cerca de esta Iglesia (de Santa María), para que, a cuando a largos años , se descubriese y hallase este cielo, pudiese bien compararse el tesoro escondido.


Estuvo en este cubo oculta por el espacio de 373 años, que duró el prolijo y duro cautiverio, hasta tanto que la Divina Misericordia la tuvo de su pueblo y fue servido de consolar a sus hijos afligidos, cuando después de la restauración de la mayor parte de León y Castila, el Rey Alfonso VI ganó Madrid del poder de los moros, por el año 1083, siendo Pontífice Sumo Urbano II

Es decir, según este libro la imagen primigenia de la virgen habría estado ese cubo junto a la muralla oculta durante 373 años, hasta que el Rey Alfonso VI gana Madrid a los árabes.

Estuvo tanto tiempo perdida, no se perdió del todo su memoria entre los cristianos que quedaron en ese pueblo, por haberlo oído de sus pasados que estaba escondida; ignoraban el lugar donde la escondieron sus devotos, por haber perdido la noción de él después de tantos siglos”.

Sinceramente, siempre entendí que había más de leyenda que de real en todo lo que rodea a la virgen original o primigenia, que quizás fuera solo un artificio a modo de leyenda, ya que no se encuentran grabados ni dibujos que lo atestigüen.

Pero, démosle un voto de confianza. Repasemos, según Gerónimo de Quintana, y leyendas aledañas, al menos alguna imagen se veneraba en el año 714. Quizás una imagen con más siglos de antigüedad y de la que no quedan grabados. Si como cuenta la leyenda se escondió en algún lugar mientras los árabes gobernaban Mayrit, es muy probable desde luego que no fuese en un hueco de las torres o las murallas, porque está, muy a pesar de los reyes católicos que gobernarían España, ésta era de origen árabe.

Hablaremos de los poblados romanos en lo que hoy es Madrid, pero en el momento que los Musulmanes conquistaron Mayrit, lo más que habría serían pequeños poblados visigodos.

La imagen primigenia, descubierta por Alfonso VI o el Cid o quien fuere, se destruye durante el reinado de Enrique IV (1454-1474) y se realiza otra obra gótica para sustituirla, probablemente obra del escultor Diego Copín de Holanda.

El origen Icónico de la Virgen de la Almudena

Busquemos imágenes anteriores:

Evolucion Imagen Isis Virgen Lactante, Planeta Incógnito

Aunque ya comenzaba a distribuirse otros modelos de vírgenes, muy probablemente la Virgen María de la Almudena, original, debía parecerse más a la virgen de Atocha o a la de Montserrat que a la imagen actual.

A falta de más investigación, quizás haya algún grabado en alguno de los libros de historia de Madrid de esas fechas antes del siglo XV, pero mientras me sigo documentando para ampliar el artículo, querría cerrar esta sección para adentrarnos en el auténtico origen icónico de la Virgen María, y el culto que también se daba en los pueblos que conformaban Madrid unos siglos antes, la Hispania Romana y prerromana. El culto a diosas primigenias y particularmente a la diosa Isis.

Si hacemos caso a leyenda y asumimos que la figura databa al menos del siglo VIII (aunque se pone en duda y se dice que la imagen se construyó al momento de reconquistar Mayrit), nos encontramos con una posibilidad que quizás no sea tan descartable.

Teniendo en cuenta que el imperio Bizantino comienza a decaer desde el 1056 al 1202, podríamos concluir que en todo caso sería similar quizás a una virgen Bizantina, teniendo en cuenta que el arte bizantino habría absorbido muchodel arte copto.

En el arte Copto (arte egipcio producido en época paleocristiana) podemos apreciar como las representaciones de la Diosa Isis se trasformaron en poco tiempo en representaciones de la Virgen María, y estas simbologías se expandieron evolucionando por todos los territorios Cristianos.

Por otro lado, en toda Hispania, particularmente en Madrid, teníamos diferentes poblaciones romanas donde se pudo instaurar el culto a Isis, así que el tránsito entre figuras de similares características, podía hacerse con mayor facilidad.

El culto a ISIS

Aunque el culto a ISIS ya llevaba unos cuantos siglos en algunas localizaciones de la península, sería desde el siglo II d.c, ya dentro del Imperio romano, donde el culto a ISIS se extendió a lo largo de la geografía de la entonces HISPANIA.

El motivo por el que Isis se habría extendido al mediterráneo lo debemos encontrar en “los Ptolomeos” y la inauguración del periodo helenístico Griego.

La dinastía ptolemaica fue fundada por Ptolomeo I Sóter, general de Alejandro Magno (faraón de Egipto por 7 años tras expulsar a los persas y rey de Macedonia,entre otras cosas).

Esta dinastía gobernaría el Antiguo Egipto (323 a.c) durante el período helenístico desde la muerte del general hasta el año 30 a. C., momento en que se convirtió en provincia romana.

Se adoptaron desde el principio las costumbres egipcias, buscando en los dioses egipcios un elemento de poder, pues se identificaban como herederos de los Faraones del Antiguo Egipto.

Sería por este motivo por lo que se procedió a tratar de configurar una nueva religión que permitiera combinar la religión griega y egipcia, (y ambos gustara) cuyo máximo exponente será Serapis.

Tampoco nos vayamos a creer que Roma acogió a la diosa Egipcia así sin más.

Por no alargarnos mucho (dejamos papers muy interesantes enlazados), al importarse en el imperio romano a estos dioses (tal vez por “culpa” del centro comercial de Delos, y al menos desde el siglo II a.c ), y tras una primera acogida buena de la clase media romana creando el colegio de los Pastóforos (iniciados de Isis), habría al menos cuatro intentos de prohibiciones del culto a Isis por parte del Senado romano en los años  58, 53, 50 y 48 a.C., algo que no impidió que su culto persistiera en el ámbito más privado e incluso se reconstruyeran altares.

Se erige un templo en el año 43 a.c que luego sería declarado enemigo de Roma por Octavio (más que nada porque era enemigo de Marco Antonio).

Tiberio ya en el 19 d.c manda destruir el templo de Isis y arroja la estatua al río Tíber.

Sin embargo, unas décadas después, en el 38 d.c, Calígula le erige otro templo en el campo de Marte y Domiciano, unas décadas después, lo convierte en un lugar de referencia. Posteriormente, todos los dinastas aceptarían a Isis y Serapis.

Mientras en el resto del imperio Romano….

Mientras en el resto del Imperio romano el culto a Isis se iba a expandiendo incluso antes de ser oficialmente aceptado por la cúpula del Imperio.

Más allá de los propios templos asignados a ISIS, y la presencia de esta diosa en lápidas, pedestales, la imagen de ISIS se introducía incluso en panteones con otras figuras sobrenaturales que poco tenían que ver con su familia de dioses (Ra, Osiris, Seth, Neftis…), pero que entraban dentro de la fusión de cultos que se realizaba en aquellos tiempos.

Los romanos, una vez se fue instaurando el culto a Isis, aunque cambiasen su imagen respecto a la egipcia, lo estaban introduciendo en una Hispania en la que ya existían otros cultos, celtíberos y tartesios (con una gran mezcla de influencias), fenicios, etc., una Hispania a donde llegaban diferentes culturas y como hemos mencionado encontramos reminiscencias al culto a Isis ya desde el siglo II a.c.

Isis empezó a tomar presencia en lápidas, pedestales, ex-votos (las llamadas huellas de isis seguramente usadas en ritos iniciáticos), y se introducía en panteones donde convivía con dioses que poco tenían que ver con su familia Egipcia de 9 dioses (Osiris, Seth, Neftis…).

Isis encarnaba a la Diosa Madre (según algunas tendencias, madre de Horus), era maga (había devuelto a la vida a su Esposo Osiris tras ser descuartizado en 14 partes y esparcidas por todo Egipto, ahí es «ná»), diosa de la sabiduría, diosa del Cielo y del Universo.  No era casualidad que los ptolemaicos la hubieran elegido como una diosa de la nueva religión egipcia que uniera pueblos.

Se la representaba con su Hijo Horus en una iconografía que no deja de recordarnos a la imagen de Jesús y la Virgen María.

Además podemos encontrar Representaciones de La virgen María Lactante a lo largo de la historia del cristianismo, sobretodo en esos tiempos límites del Siglo V-VI en donde el culto a Isis comenzó a ser ocultado por el cristianismo.

Interesante a este respecto es la lectura de la publicación EL LUGAR DEL CULTO DE ISIS EN LAS CIUDADES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA* de Elena Muñiz Grijalvo – Universidad Pablo de Olavid

La implantación del culto a Isis y a la gens isiaca en la península ibérica es un fenómeno que se remonta a época republicana. Aunque no muy abundantes, existen ejemplos de la introducción del culto ya a fines del siglo II a.C. en lugares como Ampurias, donde el alejandrino Numas hizo construir un templo, o Cartagena, lugar elegido por un tal Titus….

Realmente si nos adentráramos en cada deidad femenina que habitó en las tradiciones de la península, podríamos ver rasgos comunes, e ir atrás en el tiempo hasta los ritos más prehistóricos del ser humano, pero en este artículo nos vamos a conformar con llegar hasta ISIS y ver todos los elementos comunes que tiene nuestra Virgen de la Almudena, con esta diosa.

Aunque en otro artículo nos meteremos con los arquetipos, porque todas estas deidades o figuras sagradas femeninas beben de un foco común, el arquetipo de la diosa Madre. Y de este arquetipo podemos encontrar representaciones en casi todas las mitologías humanas desde el paleolítico hasta nuestros días, aunque lógicamente con su adaptación y evolución.

Por cierto, ¿sabíais que San Isidro significa Regalo de Isis? Es un nombre que sobrevivió a la supresión de la adoración de la diosa Isis en el Imperio Romano Cristianizado.  

Evolución de la Iconografía de ISIS

Isis se representa en diferentes iconografías, pero la iconografía que más nos interesa es la de la Isis Lactante, es decir, Isis dando el pecho a Horus. Y como se puede ver en la foto, desde la iconografía egipcia del siglo VII a.c. hasta el siglo IV d.c. de la ISIS Romanizada, evolucionó bastante sin perder su esencia.

Reminiscencias de Isis en la Virgen de la Almudena

Hay algunas reminiscencias muy claras y otras que no lo son tanto claro

La luna

Isis Maria Almudena, Planeta Incógnito

La media luna como atributo iconográfico tiene muchos significados. Se ha vinculado con la fertilidad, la maternidad, la pureza

La luna ha sido el símbolo de varias diosas, algunas de las cuales se mezclaban entre sí. Isthar en Babilonia, Isis en Egipto, Artemisa en Grecia… (de donde la Nasa ha cogido el nombre para el Proyecto Artemis que pretende hacer que el hombre vuelva a pisar la luna, pues era la diosa de la Caza y de la Luna)

A Isis originalmente se la representa con unos cuernos de Vaca, pero los griegos y los romanos redujeron su tamaño y lo solían interpretar como una luna creciente.

Nuestra Virgen de la Almudena también ostenta una media luna en la parte inferior de la pieza, aunque no es parte de la imagen original sino un adherido del siglo XIX, pero la simbología es la misma, aunque desde un punto de vista Cristiano se vea en este caso a un símbolo de pureza de la inmaculada Concepción.

Los colores

El dorado, el azul y el rojo no han sido exclusivos de La religión católica, tampoco solo de Isis sino que ha sido un rasgo común a diferentes representaciones sagradas a lo largo de la historia.

No voy a meterme mucho en esto porque aquí sí que se nos puede ir para largo.

Azul: Símbolo de duelo, pero también color de algunas estatuillas de Isis. Pureza, símbolo de realeza.

Rojo:   Simboliza el fuego, la sangre, el corazón, el peligro

Dorado: Símbolo de poder, esplendor divino.

Posición del niño

El Niño Jesús está en la misma posición en la que se solía representar a Horus con Isis lactante, en esta ocasión mamando de la Virgen, esto es en su pecho izquierdo, a la derecha desde el punto de vista del observador y cerca del corazón, otro símbolo muy importante en ambas culturas, y en general en todas las culturas de la humanidad.

Atuendo

El atuendo de la virgen no dejan de recordar a la Isis Romana, por sus túnicas, aunque tampoco dejará de ser un atuendo común en la época. Aquí cabría igualmente algo más de extensión e investigación.

Otros elementos

Podemos ver igualmente como ha ido evolucionando una representación de Isis hacia diferentes elementos de las vírgenes.

Los tocados de Isis con su, trono,  Cornamenta y disco Solar se fueron transformando en Coronas y Aureolas

Elementos que a menudo tenía en la mano, como el Ankh, símbolo de la vida, a veces se trasforman en cruces, símbolo de la cristiandad, o en la flor de Lis, que según la tradición cristiana, representaba la triple virginidad de María.

Isis Y Aria, Planeta Incógnito

 

A modo de conclusión

Al margen de la figura Histórica de María, madre de Jesús, está claro que su imagen religiosa ha ido evolucionando desde representaciones divinas anteriores y conservando parte de su esencia.

Como he dicho, hemos retrocedido hasta Isis pero podríamos incluso ir más atrás en busca del arquetipo de la Diosa Madre.

La virgen de la Almudena tiene una gran parte de Misterio desde el punto de vista meramente histórico, y me refiero fundamentalmente a qué aspecto tenía la imagen primitiva, si es que existió (que todo apunta a que algo había) y cómo era. 

Qué grado de veracidad pudo haber contenido en la poética de diversas leyendas también sería interesante de hallar.

Lo interesante es que cuando se observa la actual Imagen de la Almudena, al margen de la creencia que cada uno pueda profesar, entendamos que hay toda una historia detrás, tan “mágica” como a veces misteriosa.

Feliz Día de la Almudena.

Fuentes y Bibliografía

Libro de Gerónimo de Quintana de 1628

Isis en Roma: https://egiptologia.com/isis-en-roma/

El lugar de culto de Isis en Ciudades de la Península Ibérica (Elena Muñiz) https://hispaniasacra.revistas.csic.es/index.php/hispaniasacra/article/view/877/877

https://revistas.ucm.es/index.php/ILUR/article/viewFile/º    50411/46833

https://zaguan.unizar.es/record/64999/files/TAZ-TFG-2017-3315.pdf

https://www.academia.edu/45079553/De_Miacum_a_Titulcia_el_trazado_de_la_ruta_24_del_Itinerario_de_Antonino_en_la_actual_provincia_de_Madrid_From_Miacum_to_Titulcia_the_route_24_of_the_Antonine_Itinerary_in_the_current_province_of_Madrid

Hector, Planeta Incógnito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares