FENÓMENO OVNI: UNA BREVE REVISIÓN HISTÓRICA. HISTORIA Y MITOLOGÍA OVNI

UNA BREVE REVISIÓN HISTÓRICA

Artículo publicado en el número 4 de la Revista de la Sociedad Española de Antropología y tradiciones populares

Escucha este contenido también en Podcast.

Sobre Ovnis se ha escrito mucho. Si haces una pequeña búsqueda en internet puedes ver que sólo en Google hay 20.700 millones de resultados a día de hoy, cifra que se dispara a 237.000 millones de resultados con sus siglas en inglés.

Se han realizado películas, libros, agrupaciones, asociaciones para su estudio, fundaciones e incluso empresas alrededor de este fenómeno.

Un fenómeno que, observado desde un punto de vista puramente antropológico, podemos decir, sin lugar a dudas, que ha convulsionado ciertas creencias del ser humano, generando horas de estudio, esperanzas en una u otra realidad e incluso una propia mitología.

Esta nueva mitología, que apenas va a dar tiempo a esbozar en nuestro artículo, si bien dista bastante (o quizás no tanto) de mitologías más clásicas, es tan interesante y tiene tanto calado a día de hoy que resultaría mezquino obviarla por completo si describiéramos las creencias y los comportamientos del hombre del siglo XX y XXI.

Para algunos la historia de los ovnis comienza en 1947, para otros se remonta a tiempos inmemoriales tergiversando escritos y narraciones e incluso antiguas mitologías.

Para mí, siendo serios y objetivos, como aficionado y estudioso del fenómeno ovni, la auténtica historia OVNI y por tanto su mitología comienza a finales del siglo XIX.

Sanfransicocall 1024x1024, Planeta Incógnito

LOS OVNIS DEL SIGLO XIX: La primera gran oleada

Eran otros tiempos más humildes, tiempos de leyenda y también la época preferida del doctor Emmet Brown en Regreso al Futuro (que por cierto, no fue el único Western de Christopher Lloyd)… Sí, ¡hablamos del Viejo y Salvaje Oeste!

Si ahora internet ha cambiado el mundo tal y como lo conocemos, en aquella época la revolución industrial había marcado una huella importante acentuando el desarrollo tecnológico y, cómo no, también las fantasías de los escritores de la Ciencia Ficción de la época.

Todo esto, quizás sirvió de caldo de cultivo para que registrasen una serie de avistamientos entre 1896 y 1897 de lo que se calificaron como Aeronaves Misteriosas o Fantasmas (Mistery Airships). Como veremos, unos curiosos precursores de nuestros platillos volantes actuales.

Vamos a intentar repasar los casos estadounidenses en el orden que se dieron y las explicaciones posteriores, pues vamos a entender muchas cosas del fenómeno ovni y su mitología.

El 18 de Noviembre de 1896, el Sacramento Daily Union y San Francisco Call se harían eco del primer avistamiento en breves columnas. Varios testigos habrían informado de una luz brillante que se movía lentamente por la capital de Sacramento a unos 300 metros de altura y visible durante más de media hora en la tarde noche dependiendo de la zona del avistamiento.

Marishipssanfranciscocall 1024x1024, Planeta Incógnito
Recortes de periódico sobre los avistamientos. Portadas de «The San Francisco Cal» dell 19 y 29 de Noviembre de 1896 y columna de Haydon sobre el «ovni de Aurora»

Ya se especulaba con algún inventor que “habría descubierto ciertos secretos de la navegación aérea” y estaba probando sus inventos en las noches.

El San Francisco Call del día 19 de Noviembre ya contaba con una decena de testigos que hablaban sobre sus avistamientos y el caso. Una especie de dirigible con un “brillante reflector de luz eléctrica” con el doble de potencia de una luz normal y gente a bordo hablando. Y ya aquí leemos la primera referencia a la posibilidad de que fuera el propio Thomas Alva Edison el culpable.

Edison tendría finalmente, y según parece que poner fin a esos rumores con un comunicado.

En general respecto a este avistamiento se describe a varios ocupantes.

El testigo R.L Lowry decía que había podido distinguir a cuatro hombres que parecían estar propulsando la nave por medio de unas ruedas en forma de abanico

Frank Ross (asistente del superintendente del sistema de tranvía eléctrico), dijo en su testimonio que no vio la forma de la nave ni escuchó las voces, sólo vio esa gran luz que estaba siendo propulsada por una fuerza misteriosa.  Por el relato de sus trabajadores estaba convencido de que no se trataba de ningún ‘fake’, sino que una auténtica aeronave había pasado sobre la ciudad aquella noche.

En contra de las opiniones de muchos defensores de estos avistamientos (que los toman como auténticos ejemplos de O.V.N.I.S de procedencia extraterrestre)hay que decir que la navegación aérea no era ningún secreto en esa época.

El dirigible ya estaba patentado en Alemania y en fase de pruebas. El globo de Montgolfier ya era conocido y podemos encontrar en estos mismos periódicos publicaciones anteriores sobre aeronaves espías que se estaban desarrollando, o intentos de vuelo con globos.

El globo aerostático ya era conocido pues se inventaría y perfeccionaría a principios del siglo XVIII si bien había lógicamente diseños anteriores. Incluso el primer vuelo de los hermanos Montgolfier se realizaría a finales de este siglo. Sin embargo el vuelo era lento y se requería de algo más para que fuese un medio de transporte eficaz.

Montfolfier, Planeta Incógnito
Ascensión de un globo Montgolfier en Aranjuez (Antonio Carnicero- 1784). Wikimedia

Tampoco era ajeno el mundo de la ciencia ficción y literatos como el ya consolidado Julio Verne (que ya había publicado Cinco Semanas en globo tres décadas antes),  acababa de publicar dos nuevas novelas con una temática relacionada con la navegación; la isla de la hélice (1895) (una isla flotante del pacífico impulsada por hélices) y sobre todo Robur el conquistador, donde leeremos como una especie de autogiro enorme multihélice llamado Albatros pilotada por Robur, demuestra el poder de éste sobre la navegación aérea.

¿Pudieron ser en efecto estos primeros testigos “ovni”  espectadores inesperados de un prototipo de aeronave? Para mí, sin lugar dudas la respuesta es , incluso muchos más de estos avistamientos que analizados parecen bastante verosímiles. Aunque como veremos, luego se desvirtuó todo bastante. A tanto llegó que el propio Scientific American trataría el tema.

Portadasanfrasncicall23noviembre, Planeta Incógnito
Portada del San Francisco Call del 23 de Noviembre de 1896. Original retocado a patir del ejemplar del University of California, Riverside; Riverside, CA, https://chroniclingamerica.loc.gov/lccn/sn85066387/1896-11-23/ed-1/seq-1/

Y SIGUIERON LOS AVISTAMIENTOS

Dibujomisteryairships, Planeta Incógnito
Dibujo de una aeronave misteriosa publicado en The Saint Paul Globe el 13 de abril de 1897. Wikimedia

Si el avistamiento aún era lo bastante extraño para dudar sobre su origen, aún no aparecía en escena ningún tipo de tripulante extraterrestre. Parece ser que para esto habría que esperar a 1897 donde, tanto por testigos como por los periódicos, se comenzaría a rumorear con su naturaleza marciana.

Sin profundizar mucho en los casos (si no en lugar de un artículo esto parecería una enciclopedia), los primeros relatos extraños comenzaron con unos tripulantes de estas naves que le dijeron a un exsenador de Arkansas que se dirigían ni más ni menos que a Cuba a matar españoles.

Esto se producía en el clima de tensión entre Estados Unidos y España previo a la Guerra de Cuba, que finalmente sería detonada por la operación de falsa bandera que se realizó alrededor de la explosión del USS Maine. Tensiones por cierto a las que el periódico del 19 de Noviembre The San Francisco Call ya hacía alguna mención.

Ampliando lo ya dicho, en esa edición del 19 de Noviembre de 1896, se rumoreaba que una aeronave, (supuestamente inventada por Edison y previamente ofrecida al gobierno estadounidense), estaba siendo probada por ingenieros debido a ese ambiente de tensión. Uno de los testigos de estos avistamientos le diría al periódico San Francisco Call que, en su opinión, quizás era ese invento en pruebas lo que estaba detrás de los avistamientos. 

Por otro lado, en el estado de Texas se informó de cinco tripulantes que decían ser descendientes de las tribus de Israel y que iban peculiarmente vestidos.

Curiosamente esto también lo decían en un perfecto inglés que habrían aprendido de sus ancestros “gracias a una expedición realizada en el siglo XVI por un navegante que sirvió bajos las órdenes de Enrique VIII”.

Pero los disparates fueron más allá de estos alegatos nacionalistas de tripulantes de aeronaves pro-estadounidenses y descendientes de las tribus de Israel. Pronto varios periódicos, entre ellos parece ser que el Washington Times, se harían eco de los relatos que describían a estos seres como posibles Marcianos.  

Si bien ya había relatos fantásticos como de tripulantes que miniaturizaban el dirigible al cómodo tamaño de su bolsillo mediante un dispositivo especial (qué útil sería esto para evitar pagar parking en ciudades como Madrid, por cierto), una de las primeras referencias a marcianos vendría el 10 de abril de 1897 cuando el St. Louis Post-Dispatch publicaría una historia relatando que un tal W. H. Hopkins se encontró con una aeronave de 6 metros de largo y 2,5 de diámetro a las afueras de Springfield, Missouri.

Al parecer, el vehículo se propulsaba mediante tres grandes hélices y su tripulación la conformaban una “hermosa mujer desnuda” y un hombre con barba también desnudo. Hopkins intentaría, según esta historia, hablar con ellos (que por cierto no tenían ningún curso de inglés en esta ocasión y no entendían a Hopkins) preguntándoles sobre su origen, y dice que finalmente señalaron al cielo y dijeron algo que parecía sonar a nuestro vocablo Marte.

¿Los primeros intentos de abducción?

Se dice también que el Daily Mail (o Evening mail) de Stockton en su publicación del 19 de Noviembre de 1896  relata la experiencia del coronel Henry G. Shaw el cual creyó que iba a ser raptado por los extraterrestres de 2 metros de altura y que emitían un ruido extraño como un gorgojo. Finalmente parece ser que Shaw se resistió y no pudieron obligarle entre tres extraterrestres de casi 2 metros de altura (1’80m según otras informaciones) a introducirle dentro.

Broma Misteryairships, Planeta Incógnito
En 1897 surgieron multiples bromas o «fakes» en relación a la aeronaves misteriosas. Uan de ellas con foto incluida, fue la recreación de un dirigible misterioso presuntamente fotografiado en Waterloo (Iowa) y publicada el 16 de abril de 1897. Muchas de estas historias claramente falsas añadidas a avistamientos que pudieron tener un origen real, aparecieron, en los periódicos estadounidenses de costa a costa. Aeronave misteriosa aterrizando en Iowa (pediment web) (Grout Museum Archives).
RecorteHGshawn, Planeta Incógnito

Yo personalmente no he logrado encontrar esa edición y el que lo cuenta es Gregory L. Reece en un libro de 2007, UFO Religion: Inside Flying Saucer Cults and Culture. No tengo motivos para dudar de él, pero no encuentro esto en mi investigación sobre la prensa de la época, así que de momento lo pongo en cuarentena y podría intuir por los detalles que pudiera tratarse de alguna elucubración moderna o antigua.  

Después de todo, parece ser que Henry G. Shaw,  antiguo soldado y periodista, sí que habría podido ser editor de ese diario sin mucho éxito, y desde luego según parece también había sido escritor de éste.  Quién sabe si pudo ser una historia creada por él mismo para aprovechar el tirón de las aeronaves misteriosas y hacer que el periódico despegara. 

Hubo también un relato curioso publicado el 23 de Abril en el Yates Center Farmer’s Advocate que habría tenido lugar del día 19 de abril de 1897 detallaría también como Alexander Hamilton, su hijo y un inquilino avistaron una aeronave flotando cerca de su establo. Los testigos tres testigos advertirían que un cable rojo de la nave había enganchado a una vaquilla (los haces luminosos de sustentación anti-gravitacional aún no estaban ‘perfeccionados’).

Curiosamente, este cable también se había enredado en la cerca del establo y tras intentar liberar sin éxito a la vaquilla y soltar parte del cercado, la aeronave se llevó con ella al animal y a la cerca con ella ascendiendo lentamente.

Sobre esta historia directamente habría sido el investigador Jerome Clark quien la desmitificaría confirmando con una declaración de Hamilton que se trataba de una historia para intentar ganar una competición sobre el cuento más extravagante en el Liar’s Club (el Liar’s club, o club de mentirosos era una institución bastante familiar en la pequeña ciudad de América a fines del siglo XIX y principios del XX, estos clubes de mentirosos eran una forma de entretenimiento sin más).   

¿Por qué he puesto dos historias si de una dudo incluso si era de esa época y de la otra sabemos que fue falsa?

Porque aunque falsas, estas historias son aparentemente las primeras historias de “abducciones” relatadas similares a las  de seres extraterrestres aunque tuvieran métodos tan rudimentarios como una soga para abducir vacas, o sus tripulantes fueran tan “flojuchos” como para ser vapuleados por un coronel estadounidense.

Podemos ver como otras historias de abducciones tienen estos elementos adaptados a la ciencia ficción de la época. Eso sí, aquí no estamos teniendo en cuenta abducciones producidas durante el sueño,  fenómenos que quizás podríamos considerar como una versión moderna de las visitas de íncubos y súcubos, comprensibles mediante el fenómeno psicológico de las alucinaciones hipnagógicas e hipnopómpicas.

Si bien esto se sale ligeramente de nuestra perspectiva histórica sobre la evolución de la mitología ovni-extraterrestre, no quería dejar de hacerles mención.

EL OVNI DE AURORA

Aurora, Planeta Incógnito
Captura del artículo de Haydon sobre el Ovni de Aurora

Por último no podíamos dejar esta serie de casos de la primera gran oleada “ovni” sin tratar el caso del Ovni de Aurora, para unos una especie de Roswell del siglo XIX.

Según se cuenta, una de estas aeronaves habría chocado contra un molino de viento, que más tarde se determinaría que era una bomba de sumidero perteneciente al juez Proctor.  Muerto el navegante y mutilado, se informaría que era un habitante de otro mundo. Extrañas figuras jeroglíficas y un extraño metal que parecía una aleación de aluminio y plata se encontrarían junto al piloto, a quien se le enterró dándole cristiana sepultura.

Parece ser que investigadores de MUFON descubrieron la zona del entierro y detectaron metal, pero no se les permitió exhumar. Durante el siglo XX un metal en parte mezcla de aluminio y hierro habría sido recuperado en la zona, pero no se les permitió exhumar el cadáver, y años después tanto este como el metal que al parecer estaba junto a él enterrado habían desaparecido.

Sin embargo, si hacemos caso a la investigación de Barbara Brammer, nada menos que ex-alcaldesa de Aurora, en ese momento la población apenas tenía 3.000 habitantes y estaba en grave peligro de morir.

Indicó que Haydon, autor de la columna, era «un poco bromista» y determinó que su artículo de no fue ni más ni menos que un intento de mantener viva la población de Aurora, y vaya que lo consiguió.

Con un gran incendio, una plaga de gorgojos que echaría a perder la cosecha de algodón y un ferrocarril que nunca llegó, pudo bien ser, como dijo Barbara un intento por mantener viva a Aurora.

Haydon además nunca dio seguimiento a la noticia, ni tan siquiera una esquela para el enterramiento del extraterrestre, pero tampoco hacía falta, Aurora ya estaba en el foco mediático.

Por supuesto, también pudo ser algún caso real de un choque de alguna aeronave, pero la versión de Barbara Brammer parece bastante congruente, más cuando Haydon aprovechó el tirón de una noticia que estaba siendo tendencia.

Podría extenderme muchísimo, con las investigaciones de Jerome Clark, con cada apunte de cada caso, pero todo eso lo podéis investigar en la red, de modo que aquí finalizo el resumen de este preludio (con repunte en Europa de 1909 a 1913) de la evolución del fenómeno ovni.

Separador, Planeta Incógnito

DESPARECIERON LAS AERONAVES MISTERIOSAS PERO CONTINUÓ LA CIENCIA FICCIÓN

Durante el siglo XX las aeronaves misteriosas volvieron a aparecer brevemente, pero entre ellas y la moderna era ovni marcada por el avistamiento de Kenneth Arnold, hay un lapso importante.

En este lapso la literatura de ciencia ficción ya existente en el siglo XIX comenzó a tener una mayor difusión y protagonismo.

Especialmente importante para esto fue la aparición de una serie de revistas temáticas de las cuáles le debemos un especial protagonismo a AMAZING STORIES (desde 1926) de Hugo Gernsback dentro de su compañía Experimenter Publishing (1915) y similares revistas, tanto las que vinieron detrás bajo la firma de Gernsback para intentar salvar su compañía de la bancarrota (Science Wonder Stories, Air Wonder Stories…) como las siguientes revistas temáticas que seguirían la estela de Amazing Stories.

Amazinstories Mosaico, Planeta Incógnito
Portadas de Revistas de Ciencia Ficción desde 1927 hasta los 70. Amazing Stories, Astounding Stories, Wonder Stories, UFO Flying Saucers

En 1930 llega el cine sonoro y se perfecciona el stop-motion, dando lugar seriales de Flash Gordon y diversas películas que daban comienzo al género. Pero si tenemos que recordar sólo una de ellas, tendríamos que mencionar sin lugar a dudas a King Kong de 1933, una película que, además, bien podría haber detonado otras “nuevas mitologías” como la  percepción del monstruo del lago Ness como un plesiosaurio, pero bueno, eso es otra historia…

Al caso, King Kong despertó toda una monstruo-manía en el mundo occidental y los encuentros de fósiles de dinosaurios tuvieron más trascendencia tras la lucha del gigantesco gorila con un tiranosaurio.

Kinkong, Planeta Incógnito
Escena de la película King Kong de 1933, en la que aparece luchando contra un tiranosaurio

Y así, podríamos repasar toda la historia de la fantasía y la ciencia ficción que recorrió occidente y especialmente Estados Unidos durante estas décadas, haciendo hincapié en hitos como la adaptación radiofónica de Orson Welles de la guerra de los mundos, las historias de Asimov y Arthur C.Clarke, la revista Analog Science Fiction and Fact (‘Astounding stories’ al principio, que tuvo gran importancia en la difusión del genero especialmente a partir de 1937), o muchos otros apuntes importantes.

Radiotv, Planeta Incógnito
Arriba de izquierda a derecha, portada fotografía de una mujer mirando un televisión casera de exploración mecánica con un pequeño manual para construirla y esquema de funcionamiento de tv en 1928. Revista Science and Invention..
Abajo, Ernst Ruhmer demostrando que su sistema de televisión experimental, era capaz de transmitir imágenes de formas simples a través de líneas telefónicas en 1909.

Al caso, durante estos años el ciudadano de a pie ya tenía conocimiento de naves espaciales, extraterrestres malos y no tan malos, viajes siderales, mundos paralelos y toda una serie de conceptos científicos y fantásticos que conformaban una realidad alternativa en la que podían refugiarse mediante su imaginación y cada vez que abrían las páginas de una de estas revistas, escuchaban algunos seriales radiofónicos o veían películas de cine o series de tv.

Recordemos que la televisión ya contaba con emisiones a finales de los años 20 y en los 30, y, si bien era un lujo, ya existía. De hecho la primera muestra de una televisión con tubo de rayos catódicos se realizaría en 1931.

1947. El avistamiento de Kenneth Arnold

Kenneth 1024x1024, Planeta Incógnito

Llega Junio de 1947 y un piloto de avioneta llamado Kenneth Arnold buscaba un avión militar estrellado (y la consabida recompensa de 5.000 dólares de la época, unos 56.000 dólares de hoy en día) cuando se topó con unos aeroplanos muy extraños.

Como muchos recordarán, Arnold describía como ovalados los extraños objetos y en forma de media luna (testigo de lo cual son sus dibujos y los del extenso informe del avistamiento en el proyecto Blue Book). Arnold también describía su movimiento en vuelo comparándolo con el de un “plato lanzado al agua” (descripción ésta, que la prensa malinterpretó creando el término “platillo volante”).

El avistamiento de estos objetos se repitió días posteriores. Primero 6 de estos objetos por Fred Johnson en el monte Adams el mismo 24 de junio a la misma hora.  Después testimonios de L.G. Bernier, Ethel Wheelhouse, un guardia forestal (que se halló en el transcurso de la investigación del servicio de inteligencia), otro ciudadano de Washington llamado Sidney B. Gallagher y posteriores testimonios en periódicos. Por si esto fuera poco, un vuelo de United Airlines vio algo similar el 4 de Julio del mismo año, y 12 de Julio.

En seguida surgió en el imaginario colectivo el término extraterrestre, tanto que hasta el propio Kenneth Arnold llegó a declarar lo siguiente en una entrevista al Chicago Times:

“Si nuestro gobierno sabe algo acerca de estos dispositivos, se debe informar a la gente de inmediato. Mucha gente aquí está muy perturbada. Algunos piensan que estas cosas pueden ser de otro planeta. Pero no están dañando a nadie y creo que sería incorrecto derribarles, incluso si se puede hacer”

Comentario de Kenneth Arnold en una entrevista al Chicagotimes en la época del avistamiento.

Así mismo Kenneth declaraba en diversas entrevistas (entre ellas la del chicago Times) que los objetos realizaban giros imposibles y que parecían estar controlados remotamente ya fuera desde Marte, Venus o nuestro propio planeta. Por cierto también dijo que si no eran de origen estadounidense se inclinaba a pensar que era de origen extraterrestre

Proyectousafavrocar, Planeta Incógnito
Proyecto USAF y AvroCar

Sobre lo que vio nuestro amigo Kenneth Arnold en Washington habrá siempre debate (al menos hasta que se desclasifique algo más al respecto), pero recordemos que por aquel entonces el desarrollo de las alas Volantes estaba en pleno desarrollo y que apenas 2 años antes se había capturado mediante la operación Paperclip un Horten 229 v3 en fase de montaje, un ala volante nazi que pretendía alcanzar los requisitos 1000x1000x1000 (1000km/h, 1000kg de carga y 1000 kilómetros de autonomía), que prácticamente lograron, incluso una mayor autonomía.Proyecto USAF y AvroCar

Sea como fuere, estos no alcanzarían la velocidad de casi 2.700km/h que calculó Arnold para estos avistamientos. Tampoco la formación alineada puede parecer muy congruente con aviones terrestres pero tenemos que tener en cuenta que esto pudo verse falseado por la perspectiva de cada observador.

Y aquí nos podemos extender mucho, que si la U.R.S.S también pudo capturar algún Horten (que parece que sí), que si el estadounidense proyecto Sign la acusaba de poder ser la culpable de haber generado estos O.V.N.I.s a partir precisamente de Horten 229 capturados tras la segunda guerra mundial, que si el Blue Book concluía que los O.V.N.I.s no eran peligrosos…

Kennethalasvolantes, Planeta Incógnito
Collage Mosaico, Horten IX 229 y otras alas volantes de la época

Al caso, la hipótesis de que fuera un proyecto militar el culpable de estos avistamientos si bien por supuesto se puede poner en duda, parece algo bastante sensato, fuera cual fuera la nación de origen de estos artefactos.

Pero entretanto las más diversas teorías surgían y, por cierto, toda esta mitología y conspiración que se iba creando, le venía estupendamente a Estados Unidos para encubrir otros proyectos secretos de toda índole, como los ensayados en el célebre Área 51, (el desarrollo del U2, el SR-71 o el dron D21…).

S71, Planeta Incógnito
Izqda, el mítico SR-71 en vista lateral en una base aérea. (U.S. National Archives & DVIDS) A la derecha, Reocrtes de periódico informando del avistamiento de Kenneth Arnold y el del piloto E.J. Smith.

CULMINANDO LA MITOLOGÍA OVNI-EXTRATERRESTRE

Y mientras tanto la ciencia ficción repuntaría con películas de todo tipo como Ultimátum a la tierra,  la invasión de los ultracuerpos de Don Siegel (1956), Plan 9 del Espacio Exterior,  y a popularizar los ovnis con un nuevo modelo, el del ovni totalmente circular. Ejemplo claro de esto último son películas como “La tierra contra los platillos volantes” entre muchas otras.

Encuentrostercerafase, Planeta Incógnito
Escena de la película Encuentros en la Tercera fase

Por si esto fuera poco, libros paracientíficos como Los carros de los Dioses de Von Daniken o los delirantes libros de Zecharia Sitchin pondrían de moda la teoría de los “Antiguos Astronautas” (que tanto negocio siguen produciendo, y a cuyas teorías, cogidas con pinzas, o en la mayor parte de los casos, tergiversadas, muchos se apuntan)  generando la idea de que algunos “aliens ancestrales” fueron nuestros dioses en el pasado (hipótesis, porque no, posible, pero hay que demostrarla adecuadamente). 

Añádasele unos cuantos fraudes en fotografías como los de Billy Meier (entre otros), unas escasas o malas desclasificaciones (dejando volar el imaginario colectivo), supuestas abducciones, cuarto y mitad de un mal periodismo del misterio,  desinformación variada, así como una pizca generosa de cine de ciencia ficción y verás crecer todo tipo de mitos alrededor de los extraterrestres.

Reptilianos, pleyadianos, grises y otras razas generadas a partir de una mezcla de todo lo anterior junto a algo de ciencia ficción moderna (pese a haber cuentos anteriores en diversas mitologías, series como V tuvieron un gran impacto en el mito reptiliano, junto por supuesto a Zecharia Sitchin, etc.), fueron desarrollando toda una mitología moderna que , sin lugar a dudas, en  mayor o menor medida, ha hecho mella en nuestro modo de entender el fenómeno O.V.N.I llegando a generar una serie de creencias, tan atractivas como de facto irreales, acerca de sus tripulantes y su origen.

Mitologiaovnimosaico, Planeta Incógnito
Mosaico Collage, Mitolgía Ovni, Fraudes y desinformaciones

Podríamos hacer incluso un interesante paralelismo entre profecías antiguas y cómo el movimiento New Age ha vaticinado la venida de extraterrestres que nos iban a salvar o dar conocimiento y que tristemente tanto han usado muchos en su propio beneficio. O también encontrar semejanzas entre las mitologías de razas extraterrestres con las de ángeles, duendes y demonios, pero todo eso lo trataremos en otra ocasión.

No quería terminar este artículo sin hacer un pequeño alegato hacia el estudio de este fenómeno extraño. Pese a su mitología, fraudes y lo absurdo de algunos casos me sigue apasionando.

En este punto querría recordar, por si a alguien se le olvida, que O.V.N.I simple y llanamente son las siglas de Objeto Volador no Identificado, y un avistamiento O.V.N.I. a priori solo remarca el desconocimiento del observador respecto a lo visto. Por ello posteriores estudios son necesarios al respecto de cada caso, tanto por el observador como por más personas si es preciso.

Sin embargo analizar estos avistamientos y su casuística, como muchas otras disciplinas, exige liberarse en la medida de lo posible de las creencias y prejuicios que tenemos acerca del fenómeno, suponiendo siempre un pequeño y enriquecedor aprendizaje de historia, psicología humana, industria armamentística, política o ingeniería aeroespacial por ejemplo.  Ya quiénes sean los tripulantes y el origen de algunos de ellos, quizás nunca lo sepamos con certeza, pero si indagamos y somos curiosos seguro que sacaremos interesantes conclusiones. 

Creencias y curiosidad, partes ineludibles en el desarrollo del conocimiento humano y su historia. Nunca dejéis de ser curiosos.

Aliados, Planeta Incógnito
Escena de la película Nuestros Maravillos Aliados (Batteries Not Included) Spielberg 1987. Un precioso film sobre un vecindario y unos ovni robóticos de buen corazón que les ayudan.

Bibliografía y Referencias

Artículo publicado en el número 4 de la Revista de la Sociedad Española de Antropología y tradiciones populares

Escucha este contenido también en Podcast.

Esperamos que os haya gustado el artículo y vuestros comentarios

Hector, Planeta Incógnito
0 Comments

No Comment.